30. ¡PREMIO!

Deja un comentario Estándar

Me gustan los fines de semana, nos levantamos más tarde y ellas pasan más rato conmigo. Cuando llueve y hace frío, no salimos mucho, me dan un paseo rápido y volvemos a casa. Luego de comer nos tumbamos en el sillón y vemos una película, bueno, la ven ellas porque yo solo levanto la vista cuando oigo algún perro.

Cuando hace buen tiempo, solemos ir a lugares nuevos.

Hoy es domingo y nos vamos a un nuevo parque. Debe de ser un sitio importante, porque me han peinado y ayer me lavaron. Nos vamos con el coche, pero no está muy lejos así que llegamos pronto.

Huelo a muchos perros, ¡qué bien! Es un parque, pero en una esquina hay muchos, pero que muchos perros, algunos con sus amos, otros llevan una camiseta con un número esos son los que buscan amos.

Nos ponemos a ver a un perro que busca entre unas cajas grandes, un niño se ha escondido en ellas, ¡qué fácil! Eso también lo sé hacer yo, ¡vaya, y le dan un premio! Nos hemos ido a una mesa, donde una chica me ha apuntado, han preguntado qué categoría: de raza, normal, más mayor o discapacitado y creo que me han apuntado a esta última. Nos han dado un número que Lu se ha puesto en su chaqueta y a mí una chuche, ¡me gusta esto!

Luego nos hemos ido a dar una vuelta, yo me iba presentando a los perritos, pero eran tantos que al final me he cansado y simplemente dejaba que me olieran. Algunas personas preguntaban por mi lengua y uno incluso, me ha hecho muchas fotos.

Después se ha oído una voz muy fuerte, era un hombre llamando a los perros y a sus amos, nosotras nos hemos acercado donde estaba y allí, cuando han dicho otra vez la palabra discapacitado y han nombrado el número que llevaba Lu, hemos salido las dos a dar una vueltecita, todos me miraban, algunos se reían, pero todos, todos aplaudían. ¡Me estoy haciendo famosa!

Luego han llamado a más perros y han hecho lo mismo, una vueltecita con sus amos. Pero creo que no les aplaudían tanto como a mí.

El hombre que grita, ha dicho que iba a dar los premios, cuando ha nombrado mi categoría discapacitado, se han puesto nerviosas; han empezado por el tercero, pero no han dicho mi número, luego el segundo y tampoco éramos nosotras y cuando han dicho el primer premio, mamá y Lu se han puesto muy contentas. ¡Era el nuestro! He subido con Lu a una tarima y allí me han dado un gran paquete, me han hecho fotos y yo para agradecerlo he levantado las patitas delanteras y todos se han reído y aplaudido.

Soy oficialmente la ganadora de la categoría perritos discapacitados y me han dado una mantita, un juguete, un hueso y una taza, bueno esto último para Lu, algo le tenían que dar a ella, que también lo ha hecho muy bien.

Nube Lengualarga