24. Mi primer celo

4 comentarios Estándar

Hoy he empezado a manchar, no paro de limpiarme pero sigo manchando. Me han puesto unas braguitas de Lu, pero es muy incómodo así que me las quito y se enfada. Como ya se han marchado jugaré con ellas hasta que vuelvan.

Huelo diferente, como a más perra, es un olor más intenso. Además, huelo cada perro que pasa, no me importaría irme con él. Pero tengo que esperar a que vuelvan y me saquen a pasear, mientras me conformaré con olerlos y verlos asomada al balcón.

Huele a Rec, sí es él, pasa por la acera de enfrente. Voy a llamarlo.

–¡Guau! ¡Hola, Rec! ¡Aquí, arriba!

–¡Hola preciosa! ¿Te vienes a dar una vueltecita, antes de que me encuentre mi amo?

–No puedo, Rec, tengo que esperarlas. ¿Ya te has vuelto a escapar?

–Sí, ya sabes, soy un perro independiente

Menea el rabo y me guiña un ojo. Mientras a lo lejos, se oye la voz de su amo llamándolo.

–Bueno, Nube, te dejo que no quiero que me encuentre todavía.

Este Rec, no cambia, supongo que será difícil cambiar de ser un perro vagabundo, o como le gusta decir a él, un perro independiente, a ser un perro dependiente y acoplarse al collar, la correa y todo lo demás. Aunque siempre que puede se escapa, luego acaba volviendo, pues es independiente pero no tonto, y sabe que con su amo, comida, casa y cuidados no le van a faltar. Además yo sé que se quieren, eso se nota, los perros lo demostramos meneando el rabo y si los humanos nos miraran más a los ojos enseguida sabrían todo el amor que sentimos por ellos. Y si hicieran caso a sus sentidos, hasta podrían oírlo, pues cuando un perro suspira en el regazo de su amo, en verdad le está diciendo lo mucho que lo quiere.

Ahora huelo a Lu y a mamá, ya vienen, voy a asomarme al balcón, sí son ellas, voy a saludarlas.

–¡Guau!

Ya están abriendo la puerta del patio. ¡Anda! ¿Dónde habré dejado las braguitas? Están aquí debajo del sillón, ya las cojo, no me las puedo poner como antes, bueno no pasa nada me las pondré como pueda en la cabeza. La puerta, voy corriendo.

El ritual de siempre, levanto las dos patas delanteras, las sacudo, luego ellas me dicen algo, yo las rodeo meneando el culo y cuando me tocan, no puedo evitarlo se me escapa el pipi, luego mamá grita un poco, pero también tengo que decir que se está acostumbrando a que se me escape, así que cada vez grita menos, se queda en: ¡Nube!, no como antes que era: ¡Nubeeeeee!

Ellas también me han echado de menos, lo sé por la cantidad de mimos que me dan al llegar. Cuando tienen prisa, los mimos los guardan para después pero esta vez no tienen prisa y me los dan todos al llegar. Dejan sus bolsos, mientras deseo que cojan la correa.

¡Sí, bingo! ¡La cogen! Nos vamos a pasear.

@nubelengualarga

4 comentarios en “24. Mi primer celo

  1. Hola Nube, ya te estás haciendo un poquito más grande, pronto todos los perritos del vecindario irán detrás de ti y querrán que seas su novia.
    Sabes nube? En casa ahora tenemos una perrita muy bonita, se llama Bina, pertenece a la Fundación Once del Perro Guía, es una labradora negra, de dos meses, a ella también se le escapa el pipi a cada momento y es que aún es un bebé.
    Bina va a estar con nosotros un año en casa, la educaremos y la enseñaremos a entender algunas palabras, después ella ayudará a una niña que no puede ver.
    Nos dará mucha pena despedirnos de ella, pero este año la vamos a dar mucho cariño y muchos mimos como lo hacen contigo.
    Ya te iré contando más cosas de las trastadas que hace por casa.
    Un achuchón Nube.🐶🙂😜

    Le gusta a 1 persona

    • Perdona, POETAS EN LA NOCHE que no te haya contestado antes, es que estaba ocupada en crear mis aventuras. Los humanos como tú, hacéis una labor muy importante en ayudarnos a sentirnos más útiles y entenderos mejor. Bina, tiene mucha suerte de haber llegado a vuestras vidas, seguro que tiene muchas aventuras que “ladrar” (contar, en nuestro idioma). Te deseo mucha paciencia para ti y para ella. Así como os envío muchos muchosssssss lengüetazos para las dos.:P

      Le gusta a 1 persona

      • Gracias preciosa Nube, Bina también te lo agradece.
        Ha estado malita y ha tenido que estar ingresada en la Fundación Once del Perro Guía.
        Ahora ya en casa con nosotros disfrutando de cada momento.
        Te seguiremos para que nos cuentes tus historias y saber cómo estás.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s