18. El adiestramiento

Deja un comentario Estándar

Todo perro que se precie tiene que ser entrenado para vivir con humanos. En realidad ellos piensan que nos entrenan a nosotros para que los entendamos, pero creo que no es así exactamente, son ellos los que se entrenan para entendernos. Pero eso solo se logra con el tiempo y mucha paciencia. El tiempo inevitablemente lo consigue, la paciencia algunos no la alcanzan nunca y por eso a veces, nos echan la culpa a nosotros, pero si nos observas verás que lo que más tenemos es paciencia. Esperamos a que nos saquen a pasear, a que nos den de comer, a que se den cuenta que el bebedor no tiene agua y así muchas cosas más.

Pero en fin, volvamos al día en que me subieron por segunda vez a un coche. Estaba nerviosa, creo que es porque la primera vez tuve esa terrible experiencia en la furgoneta, y aunque aquí no voy en una jaula, ni rodeada de perros ladrando e igual de asustados que yo, no puedo evitar acordarme de aquello y me pongo a llorar. Además no puedo evitar pensar en si me devuelven, si supiera que mamá y mi hermanita seguían allí, no me importaría pero con el tiempo que ha pasado, también ellas habrán encontrado un hogar y entonces me encontraría sola. Intento pensar en todo lo que he hecho y en las veces que se han enfadado conmigo, pero es que no me entienden… ¡soy una perrita incomprendida!

Después de un camino algo movido, nada comparable con la furgoneta. Llegamos y lo primero que olí fue a muchos perros, algunos tan asustados como yo. Aunque el olor no me era familiar, pensé que estaba en otra residencia. Pero no, cuando abrieron la puerta y me bajé pude comprobar que estaba en el campo. Sí, había muchos perros pero ninguno estaba encerrado en jaulas, al contrario estaban sueltos en un trozo de tierra cercado por una valla.

Una chica vino a saludarnos, primero a ellas y para mí también hubo saludo, me llamó por mi nombre y luego me acarició, a lo que yo no me pude resistir y claro me tendí panza arriba, entregándome por completo. Ella tampoco pudo resistirse y me acarició.

Luego me dijeron que les siguiera, seguía con la correa, pero tenía muchas ganas de correr con los demás perros, a divertirme. Pero no, nos fuimos a una especie de caseta y una vez dentro me soltaron, mientras ellas hablaban, yo inspeccionaba, había una bolsa llena de comida, olía muy bien, pero no tanto como otra llena de golosinas caninas, de repente la chica sacó un hueso grande, que olía muy, pero que muy bien. ¡Aquello era el paraíso! Cuando acabaron de hablar, la chica empezó a darme órdenes, yo olía sus premios en su mano, así que no me costaba obedecer, y ella me daba uno. Primero, lo típico: siéntate, échate; a lo que yo obedecía a la primera y así me daba lo que llevaba en su mano. Luego le tocó el turno a Lu y lo hizo muy bien, pero el premio no era para ella, sino para mí. Cuando le tocó el turno a mamá, estaba nerviosa, y yo me reía, ya no tenía tanta hambre y lo que ahora quería era jugar. Asombrosamente la chica no me riñó a mí, sino a ella, lo cual hizo que se pusiera más nerviosa y al final, me dio pena y le obedecí, consiguiendo algo mejor que un premio, su sonrisa y una caricia.

Como ya había aprendido las lecciones, nos salimos de aquel recinto y me llevaron atada de nuevo, a dar una vuelta, pero no me podía concentrar, veía cómo los demás jugaban unos con otros y yo también quería hacerlo, como no me dejaban ir con ellos, obedecí lo que me decían y las tres quedaron satisfechas. Como era el primer día, no jugué mucho con los otros perros, pero mamá me prometió que volveríamos y si lo hacía tan bien como hoy, jugaría con los demás.

Así, que esto del adiestramiento es pan comido ¡Uy, pan! ¡Qué rico!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s