9. Una gran gourmet

Deja un comentario Estándar

Los ruidos me despertaron, la luz asomaba por la puerta donde ellas estaban durmiendo, se oían voces, ya estaban despiertas. La puerta se abrió y apareció Lu: ¡Hola, Nube!¡Buenos días! Me empezó a acariciar, eso me gustaba: vaya, te lo has pasado bien esta noche, ya veremos que dice mamá cuando lo vea.

No tardó en abrirse de nuevo la puerta y esta vez salió May, al ver el periódico roto y el regalo que había salido de mi cuerpo, empezó a gritar, solo le entendía: ¡Nubeee! Me acurruqué en el regazo de Lu, sabía que iba a tener problemas.

Bueno, no fue para tanto, todo estaba limpio, cuando Lu y yo subimos de la calle.

Luego se marcharon y me quedé sola en casa. Habían dejado la puerta de sus habitaciones abiertas, aunque también habían puesto un tablero y no podía pasar. Me acordé de los extraños ruidos de la noche anterior y que eran exactamente igual que cuando mamá imitaba al oso del cuento, pero yo no olía a oso, bueno tampoco sabía exactamente cómo debían oler,  debía de haberse escondido, porque oír, lo oí. Intentaba una y otra vez saltar el tablero pero no podía, ¡todavía! Salí al balcón, había una planta, la tierra estaba buena. Las hojas no me gustaban tanto.  Descubrí la ropa que está colgada. Me di impulso y enganché algo ¡Uy! ¡Era un calcetín! Está blandito y olía a flores, ¡qué raro! Así fue como descubrí que me gustaban, además de la tierra y el papel. ¡Eso solo era el principio!

 Intentaba subir al sillón a la de una, dos y tres, pero no llegaba: ¡todavía! La mesa, tenía una esquina muy apetitosa,  la madera ¡Ah, y las paredes!, las rascaba con la pata y salía un polvo blanco que estaba rico, rico.

Cuando volvieron Lu, me daba mis mimos y yo le correspondía con un pequeño o gran pipi, que quería decir que me alegraba mucho de verlas. Pero May, solo gritaba: ¡Nubeeeee! Era normal, no le gustaba que mordiera la mesa, ni que jugara con el calcetín, ni que rascara la pared, ni que comiera papel y tierra.

Pero yo, busqué el regazo de Lu y volví a poner mi carita de perrita buena y conseguí sacar una sonrisa a May.

Con ello había descubierto dos cosas: cómo ganarme a May y que era una gran gourmet.  O al menos así me llamaron.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s